Cultura libre en Costa Rica (o por qué el movimiento Creative Commons puede funcionar en la música costarricense)

17/12/2009

La escena musical costarricense tiene una idiosincracia bastante peculiar, bastante diferente de la de otros países. Es más colaborativa, más abierta y menos enfocada en el marketing que en otras latitudes. Si se les invita a hacerlo, no tienen problema en hacer su música abierta al público, en convertirla en la llamada cultura libre.
Ahí es donde entra el movimiento Creative Commons. Consiste en una plataforma legal para que los artistas puedan otorgar permisos a los usuarios que el sistema de copyright impediría por defecto. El movimiento Creative Commons brinda una serie de licencias que permiten la distribución gratuita de las obras a cambio de citar apropiadamente al autor original. Sin embargo, no termina ahí: el autor puede quitar o poner permisos adicionales, como si se puede usar el trabajo con fines comerciales o no, o si se pueden hacer o no trabajos derivados, o si dichas derivaciones deben distribuirse con la misma licencia libre (copyleft) o no. Incluso hay una licencia que permite usar la obra para cualquier fin excepto anunciar otros productos. Por variedad nadie se puede quejar.
Ahora bien, ¿por qué digo que es posible que un modelo donde la música se pueda distribuir en forma gratuita (o libre, según decida el artista) pueda funcionar y triunfar en nuestra escena?

Fama, no fortuna
El primer detalle que podría hacer que el modelo funcione es el escaso nivel comercial que tiene la música nacional. Los grupos costarricenses son reconocidos por participar en conciertos, aparecer en radio y televisión, pero no necesariamente por ser un éxito de ventas; esto último siempre ha sido una añadidura a una carrera artística relativamente exitosa. Aquí se pueden citar dos puntos: el primero, que los artistas no suelen depender económicamente del sistema de copyright; el segundo, que al basar su fama mayoritariamente en los ya famosos “chivos” (a menudo en locales especializados en tal fin, y con entradas honestamente asequibles para el público general), tienen mayor relación con sus fanáticos, a diferencia de la mayoría de cantantes famosos del extranjero, que rara vez dan conciertos (incluso en su propio país), pero cuando los hacen cobran cantidades francamente exorbitantes.

Piratería, ¿y qué?
El segundo elemento a citar es que el tico promedio no tiene remordimiento alguno en comprar la última película con el humilde inmigrante de la Avenida Central, o en bajarse la pieza más sonada en la radio. La piratería está arraigada en la cultura popular, quéjese quien se queje. Y aunque existen leyes en contra de la piratería (aunque, hay que admitirlo, la mayoría vinieron gracias a las negociaciones del TLC con los Estados Unidos), aparentemente su aplicación es sólo parcial: mientras la policía municipal corretea al humilde vendedor de películas por piratear con ánimo de lucro, aún no ha querido (o quizá no se atreve) a perseguir a los miles y miles que consiguen lo que buscan en las redes P2P, o en los sitios de descarga directa, o en los muchos otros medios habidos y por haber que ofrece la red de redes.
Y curiosamente, el artista nacional no se molesta (a menos que sea de los pocos que han logrado mantenerse con la venta de su música). Es más, incluso en ese último grupo, ocasionalmente apoya la copia y redistribución gratuita. En su momento, uno de los miembros del galardonado grupo Le*Pop se atrevió a escribir en una de sus páginas personales: “Si lo van a quemar [el disco de la banda], quémenlo pero bien”. Y el grupo nacional Seka, al ver que su música ni se vendía ni sonaba en las radios, decidió subirla a Internet y dejar que el público la disfrutara de gratis.
Así que, como se ve, los humildes cantantes no dependen de que les compren su último CD en las tiendas más prestigiosas del país. Así que no tendrían problema en darle permiso explícito a sus fanáticos de “piratear legalmente” la música que tanto desean promover.

Y no soy el único
Son ya muchas las bandas interesadas en este modelo. Actualmente Jamendo (página web especializada en música con licencias Creative Commons) alberga a una cantidad creciente de músicos costarricenses. Tampoco se limita al aspecto musical: hay un grupo en constante aumento de videos, textos y blogs que están con este movimiento (el mío incluido). Y quizá lo más interesante, no necesariamente se debe dejar de percibir dinero publicando en forma libre: más de un fanático estaría encantado en colaborar con su banda favorita comprándoles un disco físico, o una camiseta, o ya entrados en el asunto, incluso un donativo.
Debo admitirlo, me gusta promover el Creative Commons. El propio texto que está usted leyendo está licenciado con la forma más básica de Creative Commons (Atribución), de forma que puede usarse con cualquier propósito mientras se me cite como autor original (que es lo mínimo que pide la ética). Cuando una banda recién formada aparece en algún programa de los que promueven la música nacional, no dudo en mandarles algún mensaje sobre los beneficios de unirse al movimiento. ¿Que por qué lo hago? Pues porque sé que, en el fondo, lo único que le falta a nuestra escena para dar el salto a la cultura libre, es saber que existe.

3 comentarios to “Cultura libre en Costa Rica (o por qué el movimiento Creative Commons puede funcionar en la música costarricense)”


  1. […] this link: Cultura libre en Costa Rica (o por qué el movimiento Creative Commons puede funcionar en la música… VN:F [1.9.1_1087]Rate it !wait…Rating: 0.0/10 (0 votes cast) If you enjoyed this […]


  2. […] is the original post: Cultura libre en Costa Rica (o por qué el movimiento Creative Commons puede funcionar en la música… VN:F [1.9.1_1087]Rate it !wait…Rating: 0.0/10 (0 votes cast) If you enjoyed this […]


  3. […] the rest here: Cultura libre en Costa Rica (o por qué el movimiento Creative Commons puede funcionar en la música… VN:F [1.9.1_1087]Rate it !wait…Rating: 0.0/10 (0 votes cast) If you enjoyed this […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: