La cultura del desechable

13/04/2011

¿Alguna vez se han detenido a pensar cuántas cosas que usamos a diario resultan ser desechables? Los pañales, los envases del refresco y la comida, los cubiertos, y la epítome, las bolsas del basurero. Cosas que poco nos importan cuando las tiramos, por las que no tenemos apego, y que una vez desechadas dejan de existir en nuestra memoria, al menos hasta que nos conseguimos un repuesto.

Pues sí, resulta que vivimos en la cultura del desechable. Aquí todo se puede desechar, tirar, olvidar, abandonar, que de por sí todo es reemplazable. El problema es que ya hemos extendido la ideología a cosas menos inanimadas. Las personas, los valores incluso, han pasado a ser desechables. ¿No me creen? La gente salta de trabajo en trabajo, los estudiantes de carrera en carrera. Las parejas sentimentales se han vuelto desechables, y ni el matrimonio se salva. Si la gente no se divorcia y se vuelve a casar, simplemente engaña a escondidas o de plano se larga. La religión también se ha vuelto desechable. Es común la gente que, indistintamente de su credo, simplemente lo dejan tirado, a veces saltando de uno a otro, o quedándose en el punto cómodo del agnosticismo. Los padres se mandan a un asilo o simplemente se cortan todas las comunicaciones. Y los amigos, hay tantas historias de traiciones que no puedo citar todas en un artículo. Hasta el ambiente se ha vuelto desechable, y sino revisen los niveles de polución.

Por supuesto que no puedo dejar de citar la razón por la que sucede todo esto: los valores morales en sí se han vuelto desechables, relativos y flexibles. Quizá no sería tan malo un sano revisionismo si no fuera porque llegamos al punto en que todos los valores se han considerado opcionales. ¿Será muy tarde para buscar y volver a colocar en su lugar los pilares morales que hemos tirado al basurero, antes que la vida misma se vuelva desechable también?

2 comentarios to “La cultura del desechable”

  1. ghmorales Says:

    El agnosticismo no es punto cómodo. Para nada. En sí yo soy un “ateo-agnóstico” por eso de no creer en nada y a la vez no atreverme a asegurar la inexistencia de algo.
    Pero, volviendo al tema; estoy convencido de que la mayor parte de la gente ya no cree o lo ha dejado de importar. La cuestión no es ya el que Dios exista o no, sino como alejarse más de su figura.
    Una persona así responde a la pregunta ¿Dios existe? Con un “no sé” a secas, aunque puedes verla portando galante un rosario en el cuello, todo el maldito día. (No sé tú, pero a mi como no-creyente me desagrada mucho eso; será por que aún siento alguna clase de respeto por la religión)
    No recuerdo haber sido discriminado por ateo, y ha de ser por que solamente mis amigos más cercanos (del mundo carne-hueso) me conocen hasta el punto de conocer mi ideología filosófica/religiosa, o por que mucha gente de acá se está cambiando al ateísmo puro y duro. Entre los 10 amigos que más frecuento 3 son ateos y alrededor de 4 tienen ideas afines.
    Que bueno que la única persona a la que estimo como amigo y me reclamó algo sobre mi ateísmo, pudo comprenderlo tan bien. Sigue creyendo y me parece perfecto.
    Alejarse de la religión no me ha hecho mejor o peor persona. Soy igual. Soy un ser humano, con defectos y debilidades. Pero un ser humano, al fin. Que daría Pinocho por decir eso.
    Por mí que la religión siga todo lo que quiera, pero que se mantenga en la raya entre “creencia” y “fanatismo” y no tache de satánico tantas cosas que son necesarias y representan un progreso para nuestra pobre especie. Con eso me basta.
    El agnosticismo no es un punto cómodo. O no lo es cuando se toma directamente. Dejas de pensar que las cosas se resuelvan solas y tomas más responsabilidades. O como yo, que te empieza a dar igual. Será cómodo cuando la religión esté tan demacrada que no exista diferencia entre creer o no, sino en cuanto depositar en la charola de limosnas.

    • arkblitz Says:

      Bueno, las personas que no creen en religión alguna tienen sus buenas razones para ello. Algunas no es que odien la religión, sino la iglesia que la representa (por ejemplo los que odian los abusos de la iglesia católica o los predicadores evangélicos). Otros creen haber demostrado que la religión está basada en farsas perpetuadas durante toda la historia de la humanidad. Los más duros creen que la fe por sí misma es un defecto que debe ser eliminado de la faz de la tierra. Yo sí creo en algo, pero los que no creen los respeto, más que nada porque aún no se sabe cuál de los lados tiene razón, y quizá nunca se demuestre…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: